EL PRÓXIMO CENTRO DE FORMACIÓN TÉCNICA EN LA REGIÓN DE O’HIGGINS

La Formación Técnico Profesional reviste un pilar del desarrollo económico y social trascendental para las sociedades. Su relevancia económica radica en la generación de capacidades para mejorar la productividad y competitividad de los distintos territorios, así como en la capacidad para facilitar el ingreso de la población a la llamada economía del conocimiento. Mientras que su relevancia social se explica por la generación de oportunidades de inclusión efectiva de las personas en la sociedad, como ciudadanos activos, en un mundo laboral cada vez más exigente. De allí que la promoción de un sistema educativo que garantice una Formación Técnico Profesional de calidad y acorde a las necesidades del medio resulta trascendental, tanto para el bienestar individual como social de sus ciudadanas y ciudadanos.

De lo que hablamos es de la posibilidad de contar en la región de O’Higgins con un Centro de Formación Técnica (CFT), que ofrezca la posibilidad para que sus habitantes construyan aprendizajes y desarrollen ciertas competencias que respondan a las crecientes y exigentes necesidades del mundo del trabajo, y a las necesidades de desarrollo económico y social que posee la Región. Que permita a las personas relacionarse con su entorno y ser parte activa de sus comunidades, relacionándose con el mundo productivo de manera, eficaz, eficiente y pertinente a las demandas y desafíos específicos que poseen desde el punto de vista productivo.

Un desafío que desde el año 2016 y que con motivo de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y la Celebración de un importante Congreso en Shanghái, el gobierno de entonces, generó una política pública que culminó con la llamada Estrategia de Formación Técnico-Profesional para el período 2018-2030. Su propósito fue abordar aquellos desafíos pendientes que enfrenta el país en materia de formación de los jóvenes para el mundo laboral. Entre la cuales, la inexistencia de una oferta estatal en educación superior técnico profesional, se contó como la más urgente de solucionar.

Hoy la Región de O’Higgins está próxima a coronar este anhelo, que ampliará su oferta educacional de la educación superior en el área técnico profesional, que no solo contribuirá a mejorar las oportunidades de cualificaciones de los jóvenes en esa área, sino que también brindará la oportunidad para que muchos de sus hijos e hijas se inserten a un mundo laboral cada vez más exigente, que reclama no solo el desarrollo de competencias técnicas sino que también personales, que a no dudar, el nuevo Centro de Formación Técnica de la Región, será capaz de desarrollar con creatividad e innovación.

Carlos Muñoz Labraña, doctor en Educación y director del Grupo de Investigación Escuela y Formación Ciudadana de la Universidad de Concepción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s